Bolas chinas y su importancia en el suelo pélvico femenino

La salud del suelo pélvico femenino es una preocupación que cada día cobra más importancia, y no solo como algo puntual en el posparto, sino como un entrenamiento a lo largo de toda la vida para mejorar la respuesta sexual y prevenir las pérdidas de orina.

Seguro que has oído hablar de las bolas chinas, los conos vaginales y los ejercicios de Kegel, aunque tendemos a pensar que esto son cosas para otras personas o que ya nos informaremos cuando nos haga falta. Si te interesa el tema, pinchando aquí encontrarás una guía completa sobre cómo utilizar las bolas chinas.

En cualquier caso, más vale prevenir que curar, y nunca está de más aclarar términos y resolver dudas. Solo tenemos un suelo pélvico, que merece ser cuidado y recibir las mejores atenciones.

¿Qué es el suelo pélvico?

El suelo pélvico no es más que un conjunto de músculos y otras estructuras anatómicas que cumplen funciones muy importantes en el organismo, tales como favorecer la continencia de esfínteres, promover el sostén de los órganos pélvicos (vejiga, útero y recto) evitando el prolapso y gestionar la presión en nuestro abdomen. 

Pero quizás la función más conocida de la musculatura del suelo pélvico es la de permitir las relaciones sexuales y hacer que resulten placenteras.

Al tratarse de músculos, es conveniente entrenarlos para mantener su función y rehabilitarlos cuando su función es débil.

¿Qué son las bolas chinas?

Las bolas chinas son objetos redondos que se introducen en la vagina, cuyo uso continuado mejora el tono muscular del suelo pélvico, es decir, lo entrenan para que sea más fuerte.

Además de esto, el uso de bolas chinas favorece la irrigación sanguínea y la lubricación en la mujer, lo que supone una mejora sustancial en las relaciones sexuales.

Las bolas chinas pueden ser de distintos tamaños y, en su interior, tienen otra bolita que se mueve acompañando los movimientos de la mujer, y que es la que provoca los pequeños impactos que tonifican la musculatura.

Errores comunes respecto a las bolas chinas

A diferencia de lo que pudiera pensarse, las bolas chinas no son en sí en dispositivo que produzca placer ni debe utilizarse durante las relaciones sexuales. El uso de bolas chinas no suele provocar un orgasmo, aunque si esto ocurre no es algo que deba extrañarnos y es perfectamente normal.

¿Qué son los conos vaginales?

Los conos vaginales son muy parecidos a las bolas chinas. La única diferencia, además de su forma, es que en su interior encontraremos una pesa que no se mueve, no produce estimulación mecánica, por lo que el trabajo muscular ha de realizarse voluntariamente, por contracción de la vagina (sería algo así como hacer pesas en nuestra vagina).

 

En definitiva, el trabajo muscular del suelo pélvico es un entrenamiento que debe hacerse a lo largo de la vida de la mujer, para que la tonificación evite la hipotonía y permita el control de la orina y el mantenimiento de relaciones sexuales más placenteras tanto para la mujer como para su pareja.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Qué te pareció este artículo?

Subir