Cómo vencer a la “epidemia mundial” el estrés.

La OMS ha calificado el estrés como una “epidemia mundial” en reconocimiento de la magnitud de sus efectos nocivos. Se ha demostrado que el estrés ejerce una influencia negativa en el bienestar físico y psicológico. El cuerpo humano en estado de salud, existen aproximadamente 10 bacterias por cada célula humana, unas 100 trillones de bacterias, 1.000 especies y unas 7.000 cepas. La microbiota intestinal de un adulto está compuesta por 1 kg de bacterias, virus, protozoos, hongos y arqueas.

El estrés crónico y una elevada concentración en sangre de la llamada "hormona del estrés", el cortisol, se asocian con una menor diversidad bacteriana. Cuando el estrés se acumula y se prolonga en el tiempo, puede ser perjudicial y dañar nuestra salud. Desde un punto de vista cotidiano, se trata de un sentimiento emocional que nos provoca sensación de nerviosismo e incluso frustración.

Las causas del estrés pueden ser muy variables y dependerán de la persona y de los factores del
entorno. Pero algunas de las posibles causas que con mayor frecuencia nos desencadenan estrés
podrían ser:
-Problemas económicos: falta de ingresos suficientes para poder vivir.
-Problemas laborales: exceso de carga de trabajo.
-Relaciones personales.
-Problemas familiares.
-Falta o ausencia de tiempo libre.
-Excesiva obsesión con el perfeccionismo.
-Falta de interés.

Para recuperar nuestro estádo de ánimo y reducir el estrés, podemos utilizar un Psicobiótico que ingerido en cantidades apropiadas, ejerce un efecto beneficioso en la salud mental.

El consumo de Lactobacillus Plantarum DR7 (1 × 109 UFC/día) entre adultos estresados es capaz de reducir los síntomas de estrés, ansiedad, reducir los niveles plasmáticos de cortisol (hormona del estrés), reducción de citocinas proinflamatorias (IFN-γ, TNF-α), y el aumento de las citocinas antiinflamatorias (IL-10).

Gracias a estas recientes innovaciones disponibles de Psicobióticos, ahora podemos luchar contra esta "pandemia mundial" simplemente protegiendo nuestro funcionamiento normal del sistema nervioso, y el efecto en el eje intestino-cerebro.

Dr. Alfonso López
@Dr_lopezruiz

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Qué te pareció este artículo?

Subir