Dale fin a tu celulitis con la cavitación en casa

Dale fin a tu celulitis con la cavitación en casa

¿Tienes celulitis y te gustaría deshacerte de ella? ¿Extrañas tener tu piel firme y suave? ¿Has intentado de todo pero nada te funciona? No te preocupes más, la cavitación en casa puede ser tu salvación.

Todos hemos oído de los centros de adelgazamiento y estéticos alrededor del mundo con sus máquinas costosas y salidas de un show de ciencia ficción que hacen desaparecer nuestros problemas, y aunque nos gustaría, muchas veces no podemos tener acceso a ellos y a sus beneficios… hasta ahora.

Hoy en día las máquinas de cavitación en casa se están volviendo cada vez más comunes y populares en el mercado, pero, ¿cómo es que un generador de ultrasonido te hará tener una piel perfecta? La respuesta: su poder para disolver las células de grasa.

El proceso de cavitación por ultrasonido consiste en la transmisión de ondas energéticas que penetran en la piel y desintegran las células de grasa. Además, estimula la producción de colágeno en la piel mediante un masaje con una máquina especial, lo cual no solo hará que la celulitis se vaya, sino que la piel quede firme y revitalizada con efectos inmediatos.

Sus efectos están ampliamente comprobados y los centros estéticos lo han aprovechado por años como uno de sus remedios más efectivos en el tratamiento de la piel. ¿Por qué y cómo funciona? ¿Es seguro? ¿Qué opciones tengo y cuánto me va a costar? Encontrarás estas y otras respuestas más adelante en el artículo.

Índice

    ¿Qué es la cavitación y cómo funciona?

    Dale fin a tu celulitis con la cavitación en casa 1

    La cavitación es un proceso físico en el que rápidos cambios en la presión de un fluido conllevan a la aparición de burbujas, y si la presión continua, estas burbujas pueden llegar a colapsar y romperse.

    Nuestro cuerpo es líquido casi por completo. Nuestras células contienen fluidos que las hacen funcionar, y un tipo de células que son famosas por su impacto estético son las células adiposas llenas de grasa, que pueden llegar a crecer sin control formando la celulitis, proliferando en la capa superior de la piel.

    La cavitación estética aprovecha la energía transmitida por las ondas de ultrasonido que crean estos cambios de presión, y las burbujas que crea colapsan en el interior de las células grasas, y hacen que estas se rompan y se disuelvan en nuestro organismo, de donde serán expulsadas por los mecanismos corporales naturales. Como ves, es un mecanismo totalmente no invasivo para deshacerte de esta molestia.

    ¿Es seguro?

    Por completo. Las frecuencias que usa la máquina de cavitación están diseñadas para ser perfectamente seguras y específicas en su labor de atacar y destruir la grasa corporal. De todas maneras, para aumentar la efectividad del tratamiento, es útil combinarlo con técnicas especiales de masaje y un gel de cavitación diseñado para que actué como conductor y reduzca la fricción entre la máquina y tu piel.

    Sin embargo, si tienes lesiones en la piel o condiciones hepáticas o renales, estás en embarazo o lactancia, o si tienes un marcapasos o prótesis metálicas, puede que no sea la mejor idea realizar el tratamiento, pues está contraindicado.

    ¿Cómo lo hago?

    Dale fin a tu celulitis con la cavitación en casa 2

    Es muy sencillo. Después de frotar con gel la zona en la que vayas a realizar la cavitación, debes realizar un masaje lento y circular con el cabezal de la máquina, durando aproximadamente 20 minutos en cada zona, y sin pasar de 35 minutos. Después del tratamiento al cuerpo le lleva 72 horas eliminar totalmente los residuos naturalmente, por lo que no debes repetirlo en una misma zona en este período.

    Puedes hacerlo en varias partes de tu cuerpo: piernas, brazos, glúteos o la zona abdominal, por ejemplo. Hay quienes prefieren hacer terapias seguidas en cada zona (manteniendo la duración de 20 minutos por zona), por lo que una sesión completa puede tomar hasta 90 minutos a veces hecha dos veces a la semana, y hay quienes prefieren hacer una zona al día, de modo que son sesiones más cortas pero diarias. Puedes escoger la opción que más te convenga, pero debes tener cuidado de no pasarte de la duración recomendada.

    Si quieres un consejo para la cavitación, para hacerlo en las piernas o en tu abdomen es más fácil hacerlo tumbado boca arriba en tu cama con una toalla debajo. Si quieres tratar tus glúteos es mejor hacerlo de pie, y para tus brazos lo más efectivo es hacerlo sentado.

    El tratamiento tiene efectos inmediatos (vas a sentir que tu piel se vuelve más firme), pero si mantienes una rutina por varias semanas los resultados serán increíbles, y duraderos.

    ¿Qué modelo escojo? ¿Cuánto me va a costar?

    Este tratamiento tiene efectos asombrosos, por lo que realmente es una inversión de la que no te vas a arrepentir luego. El precio vale la pena, es mejor llevar un producto más costoso pero mucho más efectivo que menospreciarte a ti mismo con una máquina barata y defectuosa.

    En línea se pueden conseguir ofertas variadas, y en el mercado en físico también. Lo mejor es buscar una oferta de calidad y a un precio razonable, pero ten en mente que los precios pueden variar desde 50 a 500 euros (o poco menos de 60 hasta casi 600 dólares), dependiendo del número de cabezales para la máquina, la potencia, etcétera. Para averiguar cual es el indicado considera qué tanto uso le darás y la potencia que crees que necesitarás.

    Decirle adiós a la celulitis no es fácil, y si bien el tratamiento funciona muy bien, si sufres de sobrepeso y quieres adelgazar, una rutina de ejercicios y una mejor dieta son muy recomendadas. Sin embargo, la máquina funciona, y es algo que puedes hacer perfectamente en tu casa.

    ¿Qué estás esperando? ¡Dile adiós a la celulitis con tu máquina de cavitación en casa!

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Este sitio web utiliza cookies para garantizar que obtenga la mejor experiencia en nuestro sitio web. Leer Más